Descifrados los genes de un cazador recolector del mesolítico

El análisis genómico de los restos de un individuo, denominado La Braña 1, de aproximadamente 7000 años revelan que los genes de la piel clara no estaba presentes en toda Europa mesolítica y que variantes de genes asociados a la resistencia a patógenos del europeo moderno ya existían en los primero cazadores-recolectores.

Huesos encontrados en La Braña- J.M. Vidal

Huesos encontrados en La Braña- J.M. Vidal

Un trabajo de  investigación dirigido por Carles Lalueza-Fox del Instituto de Biología Evolutiva, dependiente del CSIC, consiguió analizar los restos de un individuo de aproximadamente 7.000 años de antigüedad encontrado en La Braña-Arintero en la provincia de León.

Carles Lalueza-Fox - EFE

Carles Lalueza-Fox – EFE

Se utilizó un nuevo método de análisis, ya probado con éxito en los homínidos de Atapuerca, que hizo posible descifrar sus genes, aún con las muestras contaminadas por unos excursionistas descubridores de los huesos en 2006.

Los restos del individuo, tras ser analizado, mostraron un fenotipo que no existe en la actualidad en Europa que se caracteriza por una piel oscura, aunque no se puede saber el tono exacto, y unos ojos claros.

Se descubrió que el individuo poseía las versiones africanas en los genes que conforman la pigmentación clara de los europeos actuales y poseían además las variantes genéticas que producen los ojos azules en los europeos actuales.

Las poblaciones actuales más cercanas a La Braña 1 son, las de países nórdicos como Suecia y Finlandia.

Esto parece indicar que la piel clara apareció en los centroeuropeos en el neolítico y que no fue, como se creía, como consecuencia de una adaptación para sintetizar mas vitamina D en zonas de poca radiación solar, sino como resultado de la adaptación a una dieta rica en hidratos de carbono gracias a la agricultura.

13907585262019_464x0

Reconstrucción de la posible apariencia del homínido – El País

De los estudios realizados se deriva que algunas variantes de genes de inmunidad que observamos en la actualidad ya estaban presentes en estos cazadores-recolectores y no son consecuencia de las adaptaciones por la exposición de los hombres del neolítico a patógenos relacionados con la ganadería,  o de la adaptación a nuevos alimentos consecuencia de la llegada de la agricultura.

El análisis de estos y otros genomas pertenecientes al paleolítico superior encontrados en el Lago Baikal, sugieren la existencia de una firma genómica común desde el centro y oeste de Eurasia, desde el paleolítico superior al mesolítico.

En la misma cueva donde se encontró el primer individuo,  se encontraron restos de otro homínido, denominado La Braña 2, pero en peor estado, por lo que aún están intentando recuperar su genoma.

Artículos periodísticos:

Artículo Elmundo

Artículo Elpaís

Artículo del ABC

Artículo de RTVE  (Incluye entrevista en vídeo al investigador Carles Lalueza-Fox)

Fuente original: NATURE  (Incluye entrevista en audio realizada a Carles Lalueza-Fox explicando sus hallazgos.)

Los artículos periodísticos parecen estar basados en la nota de prensa del CSIC: Artículo del CSIC

Opinión personal:

Las épocas pasadas aún tienen muchos misterios que revelarnos como los océanos en los que solamente hemos rozado su superficie y hay seguramente muchos otros descubrimientos que ayudaran a conocernos a nosotros mismos y nuestro pasado.

El análisis de este genoma encontrado de esa época es un gran avance científico y podría ayudarnos a comprender mejor la evolución humana y como hemos llegado a lo que somos en el presente.

Los avances en la genética está permitiendo nuevas técnicas más fiables para conocer los caminos de la evolución.

Advertisements
Esta entrada foi publicada en Biotecnoloxía, Xenética, Curso 2013-2014, Evolución, paleontoloxía. Ligazón permanente.

3 Responses to Descifrados los genes de un cazador recolector del mesolítico

  1. En conxunto BEN :
    >> Aportas diversos enlaces de xornais, a nota de prensa do CSIC e o artigo orixinal de Nature. Boa idea incrustar ese vídeo. Xa que consultas tres xornais, porque non aproveitaches para comparalos (e quizais detectar algunha diferenza na perpectiva)?.

    >> Hai un detalle que chama a atención: un individuo de só 8000 anos de antigüidade é un antepasado moi próximo, en termos evolutivos. Polo tanto chamarlle “homínido” queda algo raro, pois habitualmente utilizamos este termo para individuos doutra especie (como en Atapuerca, un xacemento moitísimo máis antigo). Fíxate que nos artigos falan de “europeo mesolítico”, “cazador-recolector”, etc.
    Por certo, malas noticias para os racistas: o que vén dicindo este traballo é que os avós dos europeos, os nosos mismamente, eran… negros (incluindo aos nórdicos, referencia evidente para os WASP máis recalcitrantes). Algúns con ollos azuis, iso sí.

    >> Sobre a redacción, dicir que deberas traballar mellor a estrutura: seleccionar ideas relevantes, que colocas un pouco como unha lista. Sería máis adecuado presentar menos parágrafos, xuntando as ideas relacionadas.

    >> Non extraes información do artigo orixinal de Nature. Ademáis das figuras, temos acceso a un extenso pdf con material suplementario. Deberías incluír algo obtido desa fonte.

  2. É bastante interesante, debido a que podería atoparse moitos máis antepasados que nos relacionen co que somos nós hoxe en día, ou o porqué de que non se poido expandir esa especie. Hoxe a partir de estas investigacións chegamos a conclusión de que procedemos de África e que os nosos ”parentes” máis cercanos son os monos.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s