Hibernar para recordar

Todos sabemos que la hibernación es la capacidad que tienen ciertos animales para adaptarse a condiciones climáticas extremadamente frías, puede asemejarse a un estado de hipotermia regulada durante algunos días, semanas o meses, lo cual les permite conservar su energía durante el invierno. Durante la hibernación el metabolismo de los animales decrece hasta un nivel muy bajo, además de tener una temperatura corporal y una frecuencia respiratoria inferior a lo normal. Durante este periodo utilizan las reservas energéticas almacenadas en sus cuerpos durante los meses más cálidos.

Un lirón enano, hibernando.Bob Elsdale.Getty images

Un lirón hibernando. Fuente: el país

Muchos científicos se preguntaron la misma cuestión, ¿Por qué después de tanto tiempo durmiendo aún son capaces de recordar todo sin olvidarlo?, tras investigar dieron con la respuesta, descubrieron que su organismo crea nuevas conexiones para así no perder memoria. Al descubrir esta propiedad han visto un nuevo camino para dar con una solución contra los efectos del alzhéimer y otras dolencias caracterizadas por la pérdida de estos enlaces neuronales. Investigadores británicos descubrieron una molécula llamada RBM3 gracias a la hibernación provocada en ratones, esta molécula es la clave de los efectos reparadores. Su poder es increíble, ayuda a evitar la muerte neuronal cuando por distintas razones los animales sufren daños que afectan a sus neuronas. El proceso de regeneración es conocido como plasticidad estructural, unión de neuronas que se remodelan constantemente gracias a un proceso de eliminación y formación. En experimentos anteriores ya se había demostrado que bajas temperaturas podían conseguir una función protectora en el encéfalo, en este nuevo experimento se estudia la posibilidad de que una bajada brusca de la temperatura del cuerpo nos ayudaría a proteger el cerebro de las enfermedades neurodegenerativas.

hipocampo

Hipocampo. Fuente: wikipedia

En el experimento llevado a cabo se utilizaron ratones que sufrían alzhéimer y otros que fueron infectados con priones(partícula infecciosa que produce enfermedades neurológicas degenerativas transmisibles). Los sujetos estuvieron expuestos a una temperatura de 16 grados durante 45 minutos, tiempo suficiente para que perdieran gran parte de su sinapsis en el hipocampo. Al establecerse unas condiciones normales de temperatura se pudo observar que algunos de los ratones no fueron capaces de recuperar las conexiones entre sus neuronas, todo lo contrario que ocurrió en otros. Los científicos explican que debido al frío la proteína RBM3 se multiplicaba,pero lo hacía mucho más rápido cuanto menos desarrollada estaba la enfermedad en el sujeto. La conclusión del experimento es que después de bajar la temperatura la capacidad de sinapsis se redujo en paralelo con la pérdida del estímulo de RBM3. Debido al aumento de esta proteína en el hipocampo, se consiguió impedir el déficit y restaurar la capacidad de unión entre las neuronas después de las bajas temperaturas.

Sinapsis

Proceso de sinapsis. Fuente: wikipedia

Gracias a este experimento se puede seguir trabajando en nuevas vías para la resolución de un tratamiento contra la pérdida de memoria, se ha descubierto que el frío puede mejorar las terapias de protección contra las enfermedades neurodegenerativas. Todo esto es tan solo una pieza más para completar un rompecabezas, pero aporta nuevos datos para buscar tratamientos, en este caso inspirados en efectos de la hibernación. Todos sabemos que un puzle está formado por piezas que encajan unas en otras, si no tenemos una pieza no vamos a ser capaces de unir otra y el rompecabezas se quedaría sin terminar. Mi conclusión es que cualquier pieza es importante, al fin y al cabo todas ellas son necesarias para lograr nuestro objetivo final.

figura 1

La capacidad de regeneración sináptica se pierde temprano en la enfermedad neurodegenerativa. Fuente: nature

Opinión personal: Este artículo me pareció fascinante por el hecho de que es una nueva vía de investigación en la lucha contra el alzhéimer, una de las enfermedades, en mi opinión, más duras de la actualidad. El problema es que esta enfermedad por el momento nos lleva ventaja y no podemos permitir que nos gane esta carrera, por eso es muy importante que se investiguen nuevos métodos para conseguir frenarla y así poder pasarle por delante. Ahora se acerca el fin del invierno y muchos animales empiezan a despertarse de su larga siesta, para seguir con su rutina. Nunca se me habría ocurrido pensar que una posible solución para curar las enfermedades neurodegenerativas estaría en observar los comportamientos de las neuronas de los animales que hibernan. Este es uno de los motivos por los cuales la ciencia es algo impresionante e increíblemente apasionante, cada día nos sorprenden con hallazgos como el de este experimento.

Noticia; Fuente, Trabajo.

Advertisements
Estas entrada foi publicada en Curso 2014-2015, Neurociencia / psicoloxía, Saúde, virus y enfermedades coas etiquetas . Ligazón permanente.

3 Responses to Hibernar para recordar

  1. MOI BEN, tendo en conta que non eres responsable dos erros do artigo do xornal El País, e de que non tiveches oportunidade de consultar o artigo orixinal completo.

    > Con esas premisas só dicir que debéraste fixar na posibilidade de acceder aos gráficos en alta resolución. Só tiñas que ir á parte de abaixo da páxina, despois do Abstract e da bibliografía, para ver o apartado de ‘Extended data figures and tables’. Podes chegar ao índice de todas as figuras, de modo que podes conservar a imaxe de Nature insertada a baixa calidade, pero o vínculo debera abrir a imaxe en alta resolución.

    > Neste caso funciona o truco de googlear o título completo do artigo orixinal engadindo filetype:pdf para localizar o artigo completo. Era o que euquería buscar, porque non acababa de ver claro iso que escribía o xornalista “una proteína llamada RBM3, cuyos niveles se multiplicaron por el frío en los individuos jóvenes pero no tanto en los mayores”. Ti recolles esa idea cando escribes “Los científicos explican que debido al frío la proteína RBM3 se multiplicaba, pero lo hacía mucho más cuanto más joven era el sujeto”. Sen embargo, o Abstract non facía referencia algunha á idade dos ratos.

    >> Lembra as ideas básicas: durante a hibernación (ou no arrefriado experimental) a baixa temperatura reduce a actividade metabólica, o que inclúe a desconexión de sinapses e a diminución global da síntese de proteinas. Coa excepción dunhas poucas nas que o efecto é o contrario: aumenta o contido de proteínas como RBM3 (RNA-binding motif, evidentemente reguladora, sabendo que se une ao ARN). A presenza de RBM3 parece estar asociada ao restablecementos das sinapses.

    >> Os experimentadores van traballar con ratos normais, ratos infectados con prións, e con ratos 5XFAD (cunha enfermidade semellante ao Alzheimer). Isto é o primeiro que atopan:
    >>>We found strong induction of RBM3 by cooling in brains of wild-type mice and in mice with prion disease at 4 w.p.i. (weeks post infection) and 5XFAD mice at 2 months
    >>> However, both prion and 5XFAD mice lost the capacity to upregulate RBM3 after cooling at 6 w.p.i. and at 3 months of age, respectively, in parallel with the lost ability to reassemble synapses after cooling at these time points

    En realidade, o efecto do arrefriado sobre a síntese de RBM3 non depende de que os ratos sexan novos ou vellos (non mencionan variacións apreciables nos ratos normais), senón do momento en que realicemos este arrefriado dentro do proceso de avance da enfermidade. Un arrefriado temperá produce efectos beneficiosos, pero nón se é tardío. Por iso o cambio prodúcese despois de só catro semanas tras a infección con prións, que cursa máis rápido (noutro lugar dicían que a esperanza de vida de ratos infectados é de 84 días). Nos ratos 5XFAD (equivalente a nacer con Alzheimer), o deterioro é máis lento, de modo que neste caso un arrefriado tardío significa que sexa posterior a tres meses.

    No gráfico que insertas (Figura 1) podes ver isto marcado cunhas frechas que indican o momento a partir do cal non se produce recuperación do número de sinapses (barra vermella non aumenta con respecto a azul).

    • Alba Ferreiro di:

      Seguindo as túas indicacións xa modifiquei algúns aspectos do traballo:
      -Ao clicar na imaxe da gráfica, lévate a páxina de Nature onde podes observala a tamaño completo e con boa calidade.
      -Insertei o enlace para poder ver o traballo enteiro.
      -Correxín a parte na que se mencionaba que a proteina funcionaba de ditinta maneira nos individuos máis vellos e máis xóvenes.

  2. María Vázquez Carregal di:

    Sinceramente me resulta un artículo bastante curioso. Siempre me había preguntado porqué algunos animales tienen la capacidad de dormir durante tanto tiempo como es toda la estación de invierno pero lo que nunca me había planteado era qué pasaba con sus cerebros durante toda esa temporada y en tu artículo lo has explicado de una manera que todo el mundo lo pueda entender correctamente.
    Estoy bastante de acuerdo contigo con lo que dices en tu opinión personal. De vez en cuando van saliendo algunas noticias que dicen que se ha encontrado una posible cura para enfermedades importantes como puede ser el alzheimer o que se está investigando para encontrarla. Pero quién iba a pensar que existe una probabilidad, por muy remota que sea, de encontrar una cura para el alzheimer en algo tan cotidiano como es la hibernación de un animal.
    Muy interesante.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s