Nuevo descubrimiento sobre el modo en que percibimos los objetos.

Un equipo de investigadores presenta un nuevo modelo para explicar como distinguimos entre los objetos y todo lo que los rodea. El trabajo se publicó en la revista PNAS, en el número de junio de 2015, y se menciona en La Voz de Galicia el 31 de mayo de este año.

Graham McGeorge Búho captado en el pantano Okefenokee, en Georgia, Estados Unidos

Graham McGeorge
Búho captado en el pantano Okefenokee, en Georgia, Estados Unidos

Se afirma que, al contrario de lo que se pensaba, el núcleo del tálamo no es sólo un sensor relacionado con la corteza sensorial y que las conexiones de la corteza y el tálamo demuestran que es un conjunto relacionado. Las conexiones de la primera con el segundo pueden influir en la transmisión de información. “La retina recoge la información visual y la manda al interior del cerebro, al tálamo, en donde se establece un bucle de colaboración continuo con la corteza. La percepción visual es cosa de dos”.

Tradicionalmente, se creía que la percepción nace del trasvase de información entre la periferia sensorial y la corteza cerebral, donde generamos nuestra percepción de los objetos y el espacio. En la vista, los circuitos corticales detectan la orientación y dirección del movimiento y luego, se diferencia los objetos del fondo. Este proceso se relacionaba sólo con mecanismos en las áreas visuales de la corteza.

Esta investigación buscó ver si la forma en que distinguimos las figuras podría reflejarse en las neuronas del núcleo lateral del tálamo. Algo que nunca antes se había probado o publicado y que cambiaría el concepto que tenemos de la percepción. Hasta ahora, se aceptaba que la información desde el tálamo se pasaba sin modificar y proporcionaba el modelo esencial para conformar las imágenes de los objetos.

El experimento se hizo con macacos y, según los autores, se probó que el contorno de las figuras se define por contraste usando mecanismos neuronales que se desarrollan en el tálamo. Así, habría un fuerte enlace neuronal dentro de los registros del tálamo de los monos y esto sugiere que las conexiones corticofugales causan el impacto visual.

OPINIÓN PERSONAL

Me pareció que podía ser interesante ver una forma nueva de explicar como formamos las imágenes, una novedad que cambia el modelo que estudiamos hasta ahora. Así, recibieron dos ayudas para el experimento, una del Consejo para Investigaciones en Biotecnología y Ciencias Biológicas y otra del Consejo para Investigación Médica (esto nos dice que la investigación parece interesante).

Sin embargo, hay que comentar varias cosas sobre el artículo:

Se trabajó con dos macacos macho que se entrenaron para fijar puntos en un ejercicio con figuras y fondos. Yo creo que son pocos animales para la muestra pero se compensó eso realizando 77 ejercicios simples y 63 ejercicios con registros de varias unidades (esto da más datos y mejora la fiabilidad). Los procesos siguieron el Acta de Procedimiento Científico con Animales de 1986 y fueron aprobados por el comité ético de la universidad de Londres. Los animales se entrenaron usando sólo refuerzos positivos (los premios eran tragos del zumo de frutas preferido por cada uno).

También se especifica que se fijó la posición de los ojos usando un Eyelink 1000 infrared eye tracker;  aunque no sepa como funciona realmente esta máquina, supongo que ayuda a que el  resultado visual del experimento sea fiable.

También dicen que las gráficas de porcentajes eliminaron los datos extremos y se utilizó la media como medida de tendencia central.

Acabo con el artículo de Raul Romar en La Voz de Galicia. El titular “un gallego desvela el mecanismo cerebral que permite ver a Wally” me parece engañoso aunque fue lo que me llamó la atención. El artículo aparece firmado por 7 personas y sólo una trabaja en Coruña (Javier Cudeiro), el resto trabaja en Londres (5) o San Francisco (1), no sé que parte de la investigación lleva el español pero parece que no lo desvela él solo. De hecho, se trabajó con los macacos en la universidad de Londres. Además, al final se citan 51 artículos científicos y sólo en 2 participa J. Cudeiro.

Si me gustó que dijesen en La Voz que este descubrimiento puede ayudar a solucionar los problemas de visión usando la estimulación por corriente directa o magnetismo transcraneal; esto no aparece en el texto inglés pero lo dice Javier Cudeiro en la entrevista que le hacen para La Voz.

Me chocó que el artículo se enviase a PNAS en marzo de 2014 y se aprobase en marzo de 2015 (un año) para publicarse en junio. Dice que se publica online, antes de imprimir, el 21 de abril. La noticia de La Voz salió el 31 de mayo, así que le pudieron hacer una entrevista al investigador coruñés y poner sus respuestas en el artículo.

Hipervínculos:

Artículo original.

Artículo de divulgación.

Advertisements
Esta entrada foi publicada en Uncategorized. Ligazón permanente.

2 Responses to Nuevo descubrimiento sobre el modo en que percibimos los objetos.

  1. Cristina Viñal di:

    Genial la forma en la que somos capaces de asociarnos con el medio que nos rodea, aunque hay muchas cosas que hoy en día hasta a los científicos se les resisten, poco a poco vamos avanzando en conocernos más a nosotros mismos, y este trabajo es una clara prueba de ello. Bien redactado y todo se entiende con claridad. Muy bien hecho!

  2. Entregas tardísimo!!

    Os teus comentarios están ben.
    Falta o vínculo ao artigo orixinal (título, resumo… xa sabes). O vínculo ao material adicional -material e métodos- que pos está ben (de aí sacas cousas), pero poñelo no elimina a obligatoriedade de poñer o vínculo principal.

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s